Patricia Gervasoni le ganó al Coronavirus en la Clínica Cereijo de la Red BASA – Red BASA
Brindar servicios de salud humanizados y seguros para nuestros pacientes, sus familias y el personal de salud
(011) 5263-5480

Artículos Relacionados

Patricia Gervasoni le ganó al Coronavirus en la Clínica Cereijo de la Red BASA

Trabaja como mucama en el Hospital Garrahan, tiene 47 años y mucho que celebrar: Patricia Gervasoni fue dada de alta de coronavirus luego de casi cuatro semanas de aislamiento  internada en la clínica Cereijo de la RED BASA.

El 6 de abril fue el día que Patricia recibió el resultado del test positivo de Covid-19, lo que cambiaría por completo su rutina durante todo un mes. «En un prinicpio me agarró un ataque de nervios y no paraba de llorar hasta que pensé que no tenía que estar mal. Llamé a mis hijos y se los comenté, ellos sí se pusieron tristes pero les repetía que iba a estar bien», recordó en diálogo con

La mujer se contagió la enfermedad de Juan Pablo Princich de 42 años, médico especializado en el diagnóstico por imágenes de la epilepsia en el centro pediátrico. A Pinich lo diagnosticaron el 31 de marzo, no viajó al exterior sino que se contagió trabajando como médico, «por circulación comunitaria», según informó el hospital. Debido al resultado positivo de Princich, tuvieron que aislar a un grupo de 15 personas entre ellos doctores, enfermeras, técnicos y personal de limpieza. Patricia fue una de ellas, que una semana después le confirmaron la infección.

Entre los síntomas más comunes de esta enfermedad, la mujer sufrió «mucho dolor de cabeza, vómitos y dolor de espalda», es por esta razón que «me mandaron a hacer el hisopado», contó. Gervasoni que trabaja hace un año y cuatro meses en el Garrahan, vive con su hija de 13 años en el partido de La Matanza donde se mantuvo en cuarentena casi un mes: «A mi hija le hicieron el test y por suerte dio negativo», aseguró.

En su caso, no llevó un tratamiento puntual, sino que le recetaron «paracetamol para calmar los dolores», exclamó. P

ero el pasado viernes tuvieron que ingresarla a la clínica Cereijo, donde estuvo internada «por dolores en el pulmón, y quisieron descartar una neumonía», contó.

Luego de mucha espera, miedo e incertidumbre, finalmente este miércoles le dieron el alta pero deberá seguir cumpliendo con el aislamiento social y obligatorio: «Me hicieron nuevamente el test y di negativo, pero tengo que estar en cuarentena durante 15 días más hasta que me vuelvan a hacer otro. Ahí podrán darme el alta definitiva», manifestó.  Ahora tiene que concentrarse en alimentarse bien: «Me bajaron las defensas, la anemia y el potasio», indicó.